Capilla de Los Dolores en la villa de Grado

Occidente de Asturias

Datos básicos

Clasificación: Patrimonio cultural

Clase: Patrimonio religioso

Tipo: Capillas

Comunidad autónoma: Principado de Asturias

Provincia: Asturias

Municipio: Grado

Parroquia: Grado

Entidad: Grado

Comarca: Comarca del Camín Real de la Mesa

Zona: Occidente de Asturias

Situación: Montaña de Asturias

Código postal: 33820

Cómo llegar: Capilla de Los Dolores en la villa de Grado

Dirección digital: 8CMM9WQJ+XJ

 

Capilla de Los Dolores en la villa de Grado

Nota: Las fotos que mostramos de Capilla de Los Dolores en la villa de Grado han sido realizadas por EuroWeb Media, SL y tienen toda nuestra garantía de que lo que ve es lo que hay. Si observa algún error en el contenido, agradecemos use el formulario que hay a pie de página.

Descripción:

Quizás el edificio más emblemático de toda la villa de Grado sea la capilla de Los Dolores, sita en la plaza del mismo nombre. Está emplazada dentro de lo que fue la huerta del palacio Miranda-Valdecarzana y fue construida por orden del tercer marqués de Valdecarzana con idea de panteón funerario, colocando la cripta bajo la sacristía. Al no encontrarse vestigios de inhumaciones, no se sabe con exactitud si alguien llegó a enterrarse en ella o no. La creencia generalizada es que nunca tuvo enterramientos, pero existe el testimonio oral de un vecino de la villa, Tito el de la Farmacia, que afirmaba que sí los hubo hasta que, a consecuencia de la Guerra Civil española de 1936, las tumbas fueron profanadas.

Es una obra de estilo barroco que el profesor Javier Fernández Santos atribuye a Francisco de la Riva Ladrón de Guevara y en la que, posiblemente, haya intervenido su hijo, Francisco Alonso de la Riva.

Sabemos la fecha inicial de su construcción a causa de una inscripción que aparece en la cornisa de la portada este que reza: «ESTA CAPILLA SE COMENZO A CONSTRUIR ANNO DE 1713». Conocemos también la fecha de finalización de la fábrica, en el año 1716.

La capilla es de grandes proporciones y está construida en piedra caliza, gris y rosada. Tiene planta rectangular, con el tramo delantero más elevado rematado por una espadaña de doble ojo. En los costados destacan los potentes contrafuertes que sostienen los empujes de las cubiertas interiores. Las ventanas combinan remate semicircular y adintelado, y algunas de ellas están delimitadas por molduras con sencillas orejas. Tiene dos puertas de acceso; una situada al norte, en el imafronte, y la otra al este, de más calidad y riqueza ornamental. Ésta presenta arco de medio punto flanqueado por pilastras cajeadas que se decoran con rombos resaltados; remate en frontón triangular, con pináculos y bolas, del que emerge una hornacina avenerada, delimitada por columnas terciadas que sostienen un entablamento con arquitrabe moldurado, friso labrado con formas vegetales y cornisa en voladizo con dentículos. Recorriendo la imposta de la venera aparece una inscripción: «AVE MARIA GRACIA PLENA».

Interiormente, la capilla presenta el primer tramo cubierto con cúpula sobre pechinas —en ella se labra el escudo nobiliario de la familia Miranda—, el resto de la nave y la sacristía se cubre con bóveda de medio punto con lunetos. Destaca la cuidada decoración interior a base de casetones y cornisa moldurada que, unido a la combinación de los dos tonos de piedra (rosa y gris), proporcionan gran vistosidad al edificio. Separando la nave y la sacristía se coloca un gran muro de sillería en el que apoyaba el primitivo retablo, realizado por José Bernardo de la Meana en 1748.

Además del mencionado retablo, la capilla parece que estuvo engalanada, en sus orígenes, con un amplio y suntuoso ajuar en el que, según Fernández de Miranda, había «vasos y lámparas de plata, ornamentos preciosos y una imagen de la Virgen de los Dolores de sobresaliente escultura». Todo desapareció cuando la invasión francesa la utilizó como cuadra. «Después —sigue el mismo autor— quedó la capilla desmantelada y llena de escombros, hasta que años más tarde se habilitó para el culto. Su actual poseedora, la Condesa de Fuenclara, la dotó de un retablo bellísimo, del s. XVI, de gran mérito, primorosamente restaurado en Madrid». Nada queda de ese retablo ni sabemos qué fue de él; el edificio fue incendiado en la Guerra Civil y es de suponer que ese segundo retablo se quemó en dicho incendio.

La capilla permaneció cerrada al público y en lamentables condiciones hasta que en 1986 se restauró por iniciativa municipal. Actualmente pertenece al Ayuntamiento y sirve como sala polivalente; en ella se organizan exposiciones, teatro, conciertos y se celebran las bodas civiles. El 10 de junio de 2009 estrenó iluminación artística externa, costeada por la Fundación Hidrocantábrico.

Junto con el palacio Miranda-Valdecarzana, esta capilla fue declarada Bien de Interés Cultural de Asturias (BIC) con categoría de Monumento el 15 de enero de 1981.

Fuente: Ayuntamiento de Grado.

Colabora con nosotros

Notificar error | Sube tu información | Ayúdanos a mejorar

Medio ambiente

Contribuimos a reducir la huella de carbono | Ayúdanos a cuidar de Asturias

Referencia

24558PR 9AOZR6Y OK20RAJ QWD6QWA

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

© 2021 EuroWeb Media, SL